La princesa Snegúrochka

Se vino el año nuevo y con él las vacaciones y las historias típicas de la época.

Rusia es un país extremadamente rico en tradiciones propias por lo que no necesita copiar figuras extranjeras para sus fiestas, las cuales son protagonizadas por los personajes de historias propias del país.

Este es el caso de Snegúrochka, es originaria de Kostromá, esta es la nieta y asistente de la versión rusa de Santa Claus o como mejor se le conoce en su país el “Abuelo del frio”, si bien su historia no proviene desde la mitología eslava, Snegúrochka es tan antigua y eterna como la propia Rusia.

Su figura ha inspirado a muchos escritores para basar cuentos e historias, entre ellos esta Alexander Ostrovski quien desencadeno una serie de literaturas y composiciones del nivel de Chaikovski y Rimski-Korsakov. No obstante no solo Alexander Ostrovski escribió acerca de la doncella de las nieves, su antecesor Alexander Afanasiev título uno de sus cuentos “Snegurka” siendo esta última una mujer echa de nieve.

En el reinado de Nicolas II, último zar de Rusia a principios de la década del siglo XX , Snegúrochka ya estaba asociada con las fiestas de invierno, sin embargo después de la revolución bolchevique su figura fue prohibida por las autoridades. Pese a todas las contrariedades que paso su figura en 1935 volvió a reaparecer cuando la fiesta de Navidad fue reemplazada por el año nuevo como festividad principal de Rusia.

Un hotel llamado Snegúrochka, es un hotel donde el tema principal es la figura de la doncella de las nieves, donde aprovechan a vender distintas esculturas, juguetes y esculturas artesanales siguiendo la temática de la hija del Abuelo del frio. La figura de la doncella de la nieve traspaso las fronteras del pequeño poblado de Kostromá ya que a nivel nacional se ha vuelto parte de las festividades, no solo en las fiestas sino también en la temporada de Ballet, teniéndola como protagonista entre sus líneas de baile.