El teatro Mariinsky

El teatro Mariinsky, vivo testimonio de la historia y la cultura rusas

En la hermosa ciudad de San Petersburgo se erige el imponente Teatro Mariinski.  Denominado así en recuerdo de la emperatriz María, esposa de Alejandro II, el teatro es más famoso fuera de Rusia con su nombre durante la etapa soviética: Teatro Kirov. Es uno de los más antiguos e importantes de Rusia y uno de los imprescindibles paseos durante su viaje a Rusia.

Su historia se remonta al año 1860, cuando fue inaugurado con la representación de la ópera de M. Glinka “Una vida por el zar. El edificio, realizado en 1859 por el arquitecto Albert Cavos, ocupa el solar del antiguo Teatro-Circo Imperial, trágicamente destruido en un incendio. Años más tarde, Victor  Schröter remodeló la fachada renacentista. Su decoración arquitectónica se mantiene casi intacta desde el siglo XIX. La pintura realizada en su techo es obra del artista italiano Enrico Franchioli. Durante la época dorada del ballet ruso, en el año 1914 fue incorporado un espléndido telón diseñado por Alexandr Golovín.

En su seno se dio origen a obras maestras de los siglos XIX Y XX, contándose entre ellas “Una vida por el Zar” y “Ruslán y Ludmila”de Glinka “El Príncipe Igor”de Borodín, “La Dama de Picas”, “Iolanta”, “El Lago de los Cisnes”, “Cascanueces” y”La Bella Durmiente”de Tchaikovsky; así como óperas de Shostakovich y ballets de Khachaturian.

En el Mariinski se han presentado también grandes obras contando con la presencia de su compositor. Es el caso de Verdi con “La forza del destino” en 1862, y Wagner, incluyendo su ciclo del Anillo de Rhin, “Tristán e Isolda” y “Parsifal”.

No sólo es un bellísimo edificio con historia, también se destaca por sus comodidades y características que hacen a la experiencia teatral: las localidades son cómodas, la acústica es excelente, el ambiente teatral es fantástico. La combinación de elementos convierten a cualquier espectáculo en una experiencia inolvidable.

En los últimos años se han anexado salones, como la Sala de Conciertos en el año 2006, que permitió ampliar el repertorio de la sala y de su correspondiente orquesta.

Luego, en el año 2013 y contando con una gran inversión económica, se inauguró el Mariinsky 2, un teatro anexo  que cuenta con diez plantas, una gran sala de espectadores con perfecta visibilidad y equipada con la tecnología más moderna.

Exteriormente, el Mariinski es un edificio austero que contrasta con sus espacios interiores.  Los suelos de mármol, las paredes revestidas con Ónix y las lámparas Swarowski sorprenden al visitante.

En su próximo tour a Rusia, no deje de disfrutar de un concierto en éste espectacular teatro con tan rica historia.